lunes, 27 de febrero de 2012

De vuelta...

Hemos estado tres días fuera aprovechando que mañana es el día de Andalucía. Nos hacía falta cambiar de aires a todos, pero sobretodo a Blanca. Ha disfrutado como nunca. Bailaba continuamente, jugaba con Charlie (nuestro perro), se reía a carcajadas. Lo mejor ha sido la playa. Jugaba con la arena, se la echaba encima, se rebozaba como una croqueta...
Las imágenes valen más que mil palabras. Aviso: Es imposible no reírse.

video

martes, 21 de febrero de 2012

Desayuno con diamantes

Si tuviese que nombrar una actriz, sin duda diría Audrey Hepburn, y una película, seguro que Desayuno con diamantes. Un vestido negro maravilloso, gafas de sol y un café delante de Tiffany's forman la imagen más inolvidable de la cinta.

Me fascina la historia de la frívola jovencita que es feliz desayunado delante de aquellos valiosos minerales y que finalmente se rinde a la evidencia del amor verdadero. ¡Qué bonito!

¿Pero y si en vez de desayunar mirando los diamantes hubiese desayunado esos mismos minerales?
Desde luego el espectador se habría quedado boquiabierto, la chica se habría roto algún diente y la película no habría sido catalogada como una historia romántica, sino más bien como comedia...

¡Claro, que para gustos los colores! Y eso mismo debió pensar mi pequeña está mañana en el parque. La senté en el arenero y al principio no le hizo mucha gracia ensuciarse las manos con la arena...hasta que encontró una piedrecita negra y, sin pensarlo dos veces, ante mi perpleja cara, se la metió en la boca.

¡Blanca, que eso no se comeeee!...pero muy mal no debía saber porque lloró cuando se la saqué de la boca. Está claro que mi hija prefiere la otra versión de la película y no puedo juzgarla porque no he probado nunca a qué saben los minerales. Quizás están muy buenos.

Lo que me ha quedado muy claro es que de momento las visitas al arenero tendrán que dejarse para cuando sea un poquito más mayor, que yo sí prefiero la versión más tradicional.


¿El amor es ilimitado?

Desde que era una niña siempre me encantó la idea de ser mamá. Puede que naciese ya con ese amor hacia los niños o quizás mi propia madre, con el cariño con el que me crió, supo transmitirme ese sentimiento hacia los pequeños. De cualquier forma, ahora mismo siento en mi pecho los delirios del enamoramiento del que hablaban los grandes poetas hacia mi propia hija. Ese sentimiento que se desborda me hace suspirar, sonreír, enloquecer y ser plenamente feliz.

En mi opinión no creo que sea una cuestión de sangre. Si tuviese dinero, además de los hijos propios, creo que también adoptaría (Digo "si tuviese dinero" porque para tener hijos biológicos no te piden requisitos pero para adoptar tienes que pasar por unos procesos largos y bastante costosos en muchos casos). Hay muchos niños que necesitan que alguien les quiera y les cuide, y siempre he pensado que el amor es ilimitado.

¿Y no es este amor común a todos los padres? Es algo a lo que estoy dando vueltas desde ayer, cuando leí la noticia en Bebés y Más de que en Cataluña van a modificar la normativa de adopciones por el gran número de padres adoptivos que devuelven a sus hijos. Y hoy he leído una noticia sobre un bebé de dos años que me ha hecho llorar.

No puedo ni imaginar por lo que habrán pasado los pequeños que han sufrido abandono o malos tratos por parte de las personas que más te deben querer y más deben cuidar de ti. No hay excusas. Esta vez no pienso hacer de abogado del diablo para intentar comprender otras posturas.

jueves, 16 de febrero de 2012

¿Qué opinarían vuestros bebés?

Hay dos posturas claramente antagónicas en la crianza de los hijos. A unos les parece que la disciplina, la mano dura y una atención moderada crearán personas fuertes e independientes de sus padres. Como todos sabemos un autor defensor de aplicar métodos de condicionamiento para dormir o comer a los bebés es el señor Estivill. A otros, sin embargo, les parece más adecuada una crianza respetuosa con los niños y con los instintos naturales de los padres. Este último grupo es con el que más me identifico, y cuenta con autores como Carlos González o Rosa Jové.

Cojo a mi hija cuando nos da la gana a ambas, no la dejo llorar, duerme con nosotros (más por mi comodidad que por convicción en honor a la verdad, pero estamos muy bien así), toma tetita cuando le apetece y lo hará todo el tiempo que ella quiera y come lo mismo que nosotros. Recalco que come lo mismo, porque no toma triturados, come nuestra comida y salvo que lleve algún alimento que no coma todavía, como marisco o cerdo, a sus catorce meses come exactamente lo mismo y a la vez que nosotros.

¿Por qué digo esto? Pues porque ambos modelos de crianza son elegidos, con mayor o menor acierto, siempre por los adultos. ¿Pero qué dirían nuestros hijos si les preguntáramos?



Blanca, cada vez más, me dice lo que quiere. Me señala el pecho cuando quiere "teta", me dice "agua" si tiene sed, me señala con el dedo cuando desea que le acerque algo, etc. pero hay muchísimas cosas que, siendo más pequeña, no ha podido decidir.

A partir de ahora, que ya va teniendo voz, podemos hacer dos cosas: ignorar sus deseos "por su bien", "porque nosotros somos portadores de la verdad absoluta y los niños no saben nada" o podemos intentar entender cuáles son sus necesidades reales, que son las que nos indican...

miércoles, 15 de febrero de 2012

Educación contra el entorno

Nunca pensé que pudiese pasar y que lo iba a acabar viendo como un problema. Me entristece mucho la situación, sobre todo porque no tengo ni la más remota idea de cómo abordar el asunto.

Creo que todo comenzó en Navidad, cuando a mis suegros no se les ocurrió otra cosa mejor que jugar a que Blanca golpease la cabeza del abuelo. Divertido...¿no?
Sólo ocurrió un par de veces, al menos en mi presencia, porque inmediatamente me opuse a ese tipo de "juego", pero desde entonces la cosa ha ido a peor.

Ahora, en el momento más insospechado, como cuando está mamando, comienza a golpearme la cara con fuerza. Si le digo que no lo haga seria, con tono de disgusto, se ríe y se cree que estoy jugando. Si le agarro la mano se enfada. Si ignoro el comportamiento tarda bastante en parar. Si le explico que mejor me acaricie, le dura unos segundos antes de volver a la carga...

¿Cómo puedo explicarle a un bebé de 14 meses que no se debe pegar? Es que no se puede. Lo ideal es que no lo hubiera aprendido.

De momento cuando vuelva a hacerlo volveré a insistir en que a mami le gustan las caricias y no las tortas, a ver si poco a poco lo va entendiendo.

Esto me ha enseñado lo fácil que es que un bebé aprenda un comportamiento negativo ajeno a sus padres y lo difícil que es criar a los hijos con un modelo de crianza distinto al tradicional. Los niños son esponjas pero desgraciadamente no sólo absorben lo que sus padres hacen y no sólo lo bueno. Lo que me hace pensar en los compañeros de la escuela, en los educadores, en otros familiares, etc. y en lo importante que es el entorno que rodea a nuestros hijos.

martes, 14 de febrero de 2012

Cuídate...pensando en los demás

Hoy, que es el día del "amor", no se me ha ocurrido mejor forma de celebrarlo con vosotros que hablando de la autoexploración mamaria. Es algo no lleva demasiado tiempo, que todas las mujeres deberíamos hacer de forma asidua y que las personas que nos quieren nos van a agradecer. ¡Una detección temprana salva vidas y nuestros hijos nos necesitan!

No soy ninguna experta en el tema, pero os transmito lo que me explicó a mí en su día el médico:

- Debe hacerse al acabar la menstruación. Las madres lactantes, que gracias a la prolactina (esto lo sé por Armando de Bebés y Más), no tenemos regla, podemos fijar un día al mes para tener cierta periodicidad.

- Delante de un espejo hay que observar la apariencia de las mamas, que no tengan asimetrías, endiduras, bultos, etc. Primero con los brazos relajados paralelos al tronco y después con los brazos elevados. La siguiente fotografía es muy ilustrativa sobre lo que no debemos ver:

- Debemos palpar cada seno con la mano contraria, siguiendo un orden para recorrer todo el pecho, hasta verificar que no tenemos bultos extraños. Este aspecto personalmente me generaba dudas desde que amamanto a mi hija porque a veces habré tenido alguna obstrucción que me ha generado bultos duros. La solución ha sido hacer esta exploración siempre después de dar el pecho, cuando los senos han quedado bien vacíos.

- Por último, también palparemos las axilas para descartar cualquier endurecimiento o bulto anómalo.

Si tenéis alguna sugerencia sobre cómo mejorar los pasos que he contado o existe algún paso que yo desconozca, os agradeceré que me lo contéis para que la explicación sea lo más completa posible.

¡Feliz día del amor y a cuidarse!

lunes, 13 de febrero de 2012

Algo socorrido para San Valentín

Debo confesar que no solemos celebrar casi nunca el día de los enamorados, primero porque siempre hemos pensado que era mejor celebrar los 364 días restantes y segundo porque nos parece una fiesta comercial.

Este año, sin embargo, mi compañero me ha hecho un regalo que me encanta: un paseo a caballo por el Parque Nacional de Doñana. Nunca he hablado de mi pasión por estos animales y me encantan. Cuando era pequeña era tan pesada que mis padres, haciendo un auténtico esfuerzo, me apuntaron a clases de equitación. Ya de mayor no he tenido muchas oportunidades de volver a montar y por eso me ha parecido que era el mejor regalo del mundo. Lo único malo es que Blanca no podrá venir a pasear esa mañana con nosotros porque es demasiado pequeña y va a ser la primera vez que vayamos a algún sitio sin ella :(

Como estas dos semanas los virus nos han visitado de nuevo, primero a Blanca y después a mí, no he tenido tiempo de preparar nada para él. Así que Blanca y yo, encerradas en casa todo el día y aburridas, nos decantamos por hacerle algo hecho a mano o DIY (mi nueva palabra favorita) que fuese rápido, rico y económico...

Primero hicimos unos dibujos con pintura de dedos en unos formatos A3 de papel Guarro y nos lo pasamos genial. Al final la ropa también acabó decorada. Después forramos una caja de cartón de huevos con esos dibujos, para que papá pueda guardar cosas en ella en su trabajo.



Por último hemos hecho un bizcocho ecológico. ¡¡Sí!! El sábado salimos un ratito a mediodía de nuestro encierro y fuimos a la Feria de Productos Ecológicos que La Gallina Pintadita había recomendado en su web, gracias a Ecomadres. Compramos, entre otras cositas, azúcar integral y harina de maíz, con lo que hemos hecho un bizcocho buenísimo. Y como no teníamos mucho tiempo para hacer cosas complicadas hemos recurrido al cortador de galletas con forma de corazón. El resultado ha quedado curioso y nosotras hemos disfrutado probando los recortes...

jueves, 9 de febrero de 2012

Elegir guardería


No soy psicóloga ni educadora, pero por desgracia he vivido en carnes propias lo que supone equivocarse al elegir la guardería de tu hijo. Antes de buscar un centro estuve investigando para saber cuáles eran los criterios que había que seguir para encontrar el sitio perfecto y encontré cosas importantes, pero desgraciadamente ahora sé que no eran las únicas.

Los aspectos que recomiendan los expertos verificar a la hora de elegir Guardería son:
- Proyecto Educativo. Para mí esto no era muy importante porque yo sólo quería que cogiesen mucho a mi hija y que no la fuesen a dejar llorar. Después aprendí que sí es un aspecto a tener en cuenta, no tanto porque le enseñen dos idiomas y doscientos bits de imágenes, sino por otros aspectos como la atención individualizada o las rutinas que hay implantadas. Lo más importante es comprobar que lo que te dicen se va a cumplir en realidad.

- Instalaciones. Las cosas que a mí me parecieron importantes sobre las instalaciones eran si tenían patio exterior acondicionado para jugar al aire libre, si las aulas eran grandes y tenían separadas las zonas de cunitas para dormir la siesta, etc.

- Normativa. Esto es imprescindible. En Andalucía las clases de niños de hasta un año sólo pueden tener hasta ocho niños por educador. Los grupos de niños de uno a dos años pueden ser de máximo trece. Y los grupos de dos a tres años pueden ser de hasta veinte niños. En otras Comunidades Autónomas desconozco los ratios pero en Internet se encuentra con facilidad.

- Alimentación. Si tienen cocina propia o catering, si te dejan ir a amamantar a tu hijo, si le van a dar tu leche, etc.

Todas estas recomendaciones son fundamentales pero además, después de lo que me pasó con mi hija, aprendí que había otros aspectos que también había que tener muy en cuenta.
- ¿Se cumple de verdad lo que te dicen?
A nosotros nos decían que el trato era individualizado pero el horario de comidas o de siestas era rígido. En el centro actual, al preguntar por los horarios de comida, la respuesta fue clara: "depende de lo que nos digan los padres y del niño".

-¿Te dejan entrar en el centro con niños dentro o te citan a otras horas?
Si no te dejan ver las clases con las educadoras y los niños no me parece que sea el centro más adecuado. Creo que es un signo de que algo tratan de ocultar...

- ¿Cuando visitáis por primera vez la guardería que ambiente se respira?
La primera vez que fui a la guardería "errónea" me asomé al aula de los mayores y no me gustaron dos cosas (los niños al verme intentaban llamar mi atención y la educadora le dijo a una niña que se estaba manchando que no fuese "guarra"). En ese momento no le dí demasiada importancia y me centré en la educadora que en concreto estaría con Blanca. ¡Qué error! Si un centro permite cualquier cosa que no nos guste a un trabajador, lo permitirá a todos. Cuando visitamos la guardería actual de Blanca los niños se lo estaban pasando tan bien bailando y cantando que no se percataron de nuestra presencia. Puedo asegurar que el ambiente era completamente distinto, pero hasta que no ves el centro adecuado no puedes distinguir la diferencia con los demás...

- ¿Tienen opiniones similares a vosotros en cuanto a la crianza/educación de los pequeños?
Durante la adaptación la educadora llegó a decirme que la dejase más horas de golpe porque aunque iba a llorar varios días se adaptaría antes o que yo le creaba un apego inseguro. ¿Qué la deje llorando? Nunca estuvo más de media hora y finalmente sólo fue cinco días en total.

Gracias a que me colé un día sin avisar, cuando salía un padre, pude ver que este centro no era el sitio adecuado para dejar a mi hija. Esta es mi última recomendación: intenta ver la realidad a deshora, cuando no te esperan, cuando puedas y cómo puedas.

Quizás, ahora releyendo, puedo asustar a otros padres primerizos pero no es esa mi intención. Sólo aconsejo que os fijéis en cosas menos visibles a primera vista y seguro que no cometeréis mis fallos.
Ahora Blanca está en un centro tan bueno y ella está tan increíblemente bien (para mí ha sido toda una sorpresa) que me está costando tomar la decisión de quitarla del centro. Se pone malita muy a menudo pero es que cuando asiste es aluciante ver cómo le echa los brazos a su profe y sonriente nos dice adiós con la manita. Nos dicen que se lo pasa genial jugando con otros niños y por desgracia no tenemos muchos amigos con niños de su edad con los que se pueda relacionar...

miércoles, 8 de febrero de 2012

Los niños criados con afecto...

Acabo de leer que una Universidad de Saint Louis ha publicado un estudio cuyos resultados indican que los niños criados con afecto tienen el hipocampo, la zona del cerebro encargada de la memoria, casi un 10% más grande que el resto. La investigación, según dicho estudio,"sugiere un vínculo claro entre la crianza y el tamaño del hipocampo". Es la primera vez que se relaciona el tamaño del cerebro infantil con la forma en que un niño es criado.

La verdad es que no me ha hecho falta leer esta noticia para saber que la forma en la que queremos criar a nuestra hija no sólo no es tan negativa como nos intentan hacer ver, sino que es muy acertada. Me lo decía mi instinto de madre. Pero ahora tengo más argumentos si cabe para dejar callado a más de uno! :D

Casualidades de la vida: Hoy me ha dicho la pediatra de Blanca que es una niña feliz y muy buena, y que es tan cariñosa que le inspira ternura. Y yo me he dicho a mí misma, con una gran sonrisa, que es feliz porque siempre se le atiende, porque ella es lo más importante, y creo que es tan cariñosa porque amor es lo que le transmitimos...


martes, 7 de febrero de 2012

Sobreprotección

<<Te oigo respirar profundamente mientras duermes. Escucho atenta su sonido como si pudiese ser capaz de descifrar sus acordes.
Te acaricio el cabello y te beso en la frente buscando cambios en tu calor corporal.
No quieres comer y mi pecho se desborda, triste, esperando que mejores.

Me siento vigilante inútil, guerrero amarrado. No he sabido protegerte del mal amigo. ¿No es esa mi función? ¿Protegerte y cuidarte?

Quizás he perdido esta batalla pero no perderé la guerra. Y aunque me cueste la vida nunca cejaré en mi empeño>>

Hay momentos en los que me siento impotente y poco puedo hacer por mi pequeña, salvo acompañarla y darle cariño. Supongo que esto es algo inherente al oficio de ser madre.

Por eso me resulta cómico que muchas personas hablen de "sobreprotección" de los niños.  ¿A qué se refieren? ¿Al colecho? ¿A los besos? ¿A consolarlos cuándo lloran? Para mí eso es sólo criar a un hijo.
Mi pareja duerme conmigo, me besa, me abraza y me consuela cuando lo necesito... ¿Quizás me está mimando en exceso? ¿Me volveré dependiente por eso?

Pero desgraciadamente no puedo evitar que Blanca enferme, que se caiga o que a veces tenga miedo. Tampoco podré protegerla de su primer desengaño, de su primera frustración o de perder a sus seres queridos.

¿Que sobreprotejo a mi hija? No, pero si se pudiese sobreproteger a los hijos garantizo que lo haría. ¡Sí! ¡Sin dudarlo!

lunes, 6 de febrero de 2012

DIY: Manchas imposibles

Hay manchas en la ropa que son difíciles de quitar pero hay algunas que, por lo menos a mí, me resultan imposibles de eliminar. Por ejemplo las de fruta...

Eah! Otra mancha!!- Exclamo cual señora desesperada de anuncio de detergente y me pongo a lavar de nuevo echando todos los quitamanchas y detergentes que tengo a mi alcance. Al secarse, como era de esperar, las manchas siguen ahí!

Pues hoy os traigo el truco que yo utilizo para poder seguir usando la ropa y es puro DIY (Do it yourself): Pinto la prenda en cuestión con rotuladores de tela. Los rotuladores me costaron 12,50€ y los estoy amortizando bastante.

Es tan fácil como hacer un dibujo encima de la mancha y tener la precaución de aplicar calor para fijar la pintura antes de lavar la prenda. Además de dar una segunda vida a la ropa, vuestros peques llevarán diseños exclusivos ;)

Aquí os dejo las fotos de mi última camiseta:



viernes, 3 de febrero de 2012

Repaso a la sanidad

Sí! Hoy os ha tocado. Porque, aunque pagan justos por pecadores, los pecadores os lo lleváis trabajando mucho tiempo. Por mi hija, por los hijos de todos, por las madres: Hoy os voy a dar un repaso...

Ayer leí en Bebés y Más que una gran defensora de los partos en casa había muerto dando a luz. Yo no soy partidaria de partir en casa porque, si surgen complicaciones, no hay tantos medios como en un hospital. Pero entiendo perfectamente que haya mujeres que prefieran dar a luz en sus hogares porque:

- Hay demasiados profesionales de la salud que ven el parto como un protocolo instrumentalizado. Tratan a la madre y al bebé de forma desnaturalizada, desconocen los estudios que avalan el corte tardío del cordón umbilical o lo importantes que son las primeras horas para la lactancia.

- El número de cesáreas innecesarias es abrumador, a pesar de que aumenta en seis veces el riesgo de la madre con respecto a un parto natural. Sin hablar de las complicaciones que acarrea para el recién nacido que su madre esté de postoperatorio...

- No te dejan moverte (Conozco en carnes propias cómo aumenta el dolor tumbada boca arriba)

- No te dejan comer o beber en algunos hospitales

- Se llevan a tu hijo una o dos horas para hacerle unas pruebas que se podrían postponer

Y hoy, en una Maternidad Diferente, leo el caso de claro maltrato hacia unos padres y su bebé ingresado.

Señores profesionales de la salud: No tratan con latas de conserva en una fábrica,  tratan con seres humanos en momentos de indefensión, preocupación, miedo, etc. Tratan con personas enfermas y, sobre todo, con maravillosos bebés. Esto de la teta no es una moda, si algo ha sido una moda en la historia del ser humano ha sido el biberón. Así que les ruego tengan la amabilidad de reciclarse sobre la lactancia, sobre los partos respetados y sobre el trato con los pacientes. Si ustedes hiciesen bien su trabajo no habría tantas lactancias frustradas ni tantas mujeres prefiriendo parir en sus casas.