jueves, 20 de enero de 2011

Cólico del lactante

Al segundo día de nacer, Blanca comenzó a tener episodios incontrolables de llanto. Había momentos en los que NADA la calmaba (ni la calma, pues todavía los tiene aunque menos frecuentes).
Hubo días que lloraba prácticamente todo el tiempo. Era tan frustrante y estábamos tan preocupados que llegamos a llevarla a urgencias porque pensamos que le iba a dar algo!!!!
Todos los médicos nos decían lo mismo: "Es el cólico del lactante" y nos mandaron Aerored gotas, Colikind, Colimil, Reuteri, etc. No quise darle tantas cosas y, salvo el reuteri, no notamos mejoría con lo que le dimos. Desde entonces comencé con un arduo trabajo de investigación (vamos, que me harté de buscar en Google!) y llegué a unas conclusiones propias que pueden ayudar a otros padres desesperados:

1.-Todos los médicos meten en el mismo saco cualquier llanto de un recién nacido.
2.- Aunque se llama "cólico" no tiene por qué ser un episodio de gases.
3.- Normalmente no tiene que ver con la Alimentación, con si toma pecho o biberón, pues les dan por igual.

En mi humilde opinión y por lo que he vivido, creo que estos episodios se producen por uno o varios de los siguientes factores: Los bebés nacen inmaduros. Tienen el intestino funcionando por primera vez y las conexiones cerebrales no se completan hasta aproximadamente los tres meses.
Si el bebé traga aire por el biberón o porque no tiene una postura adecuada en el pecho le duele la barriguita y puede llorar por eso. Si toma más leche del principio, en caso de pecho, que tiene más lactosa y se digiere peor puede tener gases en el intestino y le molestarán. Si le cuesta expulsar gases o hacer caquita puede pasarse mucho rato apretando y también sentirse molesto. Y si no duerme bien por algo de esto al final del día romperá a llorar!!!
A Blanca le pasa eso. Se pasa muchas horas apretando, no duerme mucho porque está molesta y al final del día tiene un estrés que rompe a llorar. Es mucho peor si hay visitas a última hora de la tarde. Ha mejorado mucho con el lactobacilus reuteri, que le está ayudando a madurar el intestino, y evitando la sobreestimulación por las tardes. Si llora pruebo: por hambre le doy pecho, por gases le doy un masaje. Si llora por estrés le pongo el sonido del útero. Averiguo lo que es por la actividad que la calma!
También existe la posibilidad de que a algún bebé le cueste digerir las proteínas de la leche de vaca que toma la madre, pero ese bebé tendría llanto inconsolable todo el día, cada vez que hiciese la digestión.
Blanca estaba muchísimo mejor y ya no lloraba apenas o le duraba poco (lo normal de un bebé que está mucho en brazos, casi nada) pero últimamente está cogiendo peor el pecho, traga aire y lo está pasando mal. Si pudimos manejar un poco los cólicos supongo que podremos con la postura...Ya os contaré cómo lo resolvemos :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada